domingo, 5 de octubre de 2008



Fue en el año 1981 la primera vez que pisamos Indonesia, en busca de las tribus Dani en Nueva Guinea, la lectura del libro de Heinrich Harrer “Yo vengo de la edad de piedra” nos había hecho soñar con aquellas tierras brumosas y selváticas y con sus habitantes que se cubrían el pene con una calabaza puntiaguda. La planificación no fue fácil, era una de nuestras primeras empresas de envergadura como agencia, asi que armados con un folleto de la agencia italiana Trekking Internacional, nos dirigimos a las líneas aéreas Garuda, donde su director nos dijo con horror que un su país nadie iba desnudo…. No recabamos mejores informaciones, cuando comenzamos nuestros contactos por telex, con las agencias indonesias que conocíamos, la respuesta era similar: aquello no podía estar en Indonesia.
En los últimos días de julio de aquel año, desembarqué junto a mi buen amigo Antonio en Jakarta, estábamos dispuestos a conseguir el permiso para viajar a Jayapura y desde allí a Wamena. Fueron días de reuniones con nuestro agente local, con el ejército con la policía….Finalmente en los primeros días de agosto nuestro grupo llegaba a Jakarta y todos juntos volábamos a Jayapura. ¡Éramos el primer grupo de españoles que visitábamos aquellas tierras!
La experiencia fue imborrable, durante días caminamos por aquellos parajes y convivimos con los Dani, incluso fuimos testigos de una batalla tribal, que seguro, aún conservará alguno de los compañeros del grupo en las ya antiguas“cintas súper 8”. Nuestro viaje se completó con una visita a los Torajas de Sulawesi y finalmente el relax en Bali. El próximo martes día 7 de octubre, volaré de nuevo hacia aquellas tierras, mi interés esta vez es conocer Borneo, navegar el río Sekonyer para llegar al P.N Tanjung Puting y poder ver a los orangutanes que allí se rehabilitan. Más tarde volaré a Makasar en Sulawesi para subir al país Toraja y desde allí continuar hasta el archipiélago de las islas Togian. Bali, igual que hace veintiséis años será el final del viaje. Poco a poco intentaré ir contando este nuevo viaje, a través de este blog. José Antonio Masiá